Por Guillermo Myro

El modo ser es un modo de estar en el mundo que consiste en desarrollar “el arte de estar”, de habitar el momento, de sentir y conectarse con lo que ocurre en este instante. No está orientado a objetivos, ni a metas específicas.  Su meta reside en  ser consciente de la experiencia tal y como se desarrolla en el momento actual. Conlleva parar y observar sin moverse hacia lo siguiente inmediatamente,  prestando atención a aquello que emerge en nosotros a nivel físico, emocional y cognitivo. La práctica de Mindfulness nos ayuda a cultivar este modo de estar en la vida, y con el que conectamos parando, observando y tomando consciencia de lo que ocurre en cada momento.

El modo hacer, a diferencia del ser, se basa en la acción. Una acción que implica un movimiento hacia fuera, hacia la realización y consecución de tareas, actividades, objetivos y cuyo propósito principal se centra en alcanzar, conseguir y solucionar problemas. Resulta muy valioso en nuestro día a día dada la variedad de tareas y actividades que debemos realizar; sin embargo a menudo, es tal su influencia y peso, que con frecuencia termina por inclinar en exceso nuestra atención hacia el futuro en detrimento de lo que ocurre en el presente. De esta forma,  gradualmente y sin apenas percatarnos,  vamos reduciendo la capacidad para prestar atención a lo que ocurre ahora, en este preciso instante.

El modo hacer también se caracteriza por estar en constante movimiento y acción; lo que con frecuencia produce dispersión, inquietud y ansiedad a largo plazo. De hecho, con frecuencia, solemos realizar varias actividades a la vez para ganar tiempo, lo que a la larga termina por convertirse en nuestro modus operandi habitual. Hablamos por teléfono mientras contestamos el chat y a su vez  completamos alguna tarea del trabajo.

Vivimos en un mundo donde hemos de realizar diversas actividades y tareas en el día (multitarea) pero la pregunta es si todas tienen que ser a la vez, es decir, “simultáneamente” o pueden esperar.  Diversos estudios muestran que dicha percepción no se ajusta  la realidad, la cual con frecuencia revela que incrementamos la probabilidad de cometer errores al hacer varias cosas a la vez. Por ej si hemos de redactar un informe y a su vez contestamos al Facebook y miramos el whatsapp la calidad de nuestro trabajo puede verse afectada.

Entrenarnos en parar y observar no es sencillo, especialmente cuando nuestra costumbre consiste en realizar múltiples y variadas actividades en el día a día: la colada, la compra, preparar la cena, recoger a los niños del colegio, las llamadas, conversaciones pendientes, recoger a los niños, gimnasio, clase de inglés, los emails pendientes, etc, etc.

Practicar Mindfulness a diario puede ayudarnos a incorporar este nuevo modo de estar  en nuestro día a día. Debemos tomarlo como un entrenamiento  e irnos habituando progresivamente, porque es a base de sumar momentos de consciencia como poco a poco logramos permanecer más presentes en nuestro día a día y con las personas que nos acompañan.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies